Vingo

Las variedades minoritarias de uva son aquellas que representan una proporción de menos de 1.000 ha. en toda España. Estas variedades tienen importancia histórica, cultural y regional, pero han sido las grandes olvidadas durante mucho tiempo, puesto que la demanda de producción de vino apostaba por otras variedades que producían más kilos y ofrecían unos vinos mucho más “estables y homogéneos”. Sin embargo, el cambio climático ha incidido de forma directa también en el viñedo y las grandes olvidadas han resultado ahora ser variedades con mucho potencial para elaborar vinos con mejor acidez y resistencia a los climas extremos, dando como resultados vinos frescos y fáciles de beber. Además, estas variedades son una muestra del patrimonio vitícola de determinadas zonas y producen unos vinos únicos, singulares y muy característicos que, por otro lado, es una de las tendencias del mercado del vino: lo genuino, lo diferente y lo autóctono.

El objetivo de vinGO es defender  la biodiversidad en el viñedo y luchar contra el empobrecimiento genético por la extinción de variedades de uva autóctonas y ancestrales. Pero sobre todo, llegar al consumidor final, para que se anime a probar diferentes variedades y ampliar el paladar, descubriendo nuevos sabores y matices.

Para su identidad visual creé unas letras a medida inspirándome en los zarcillos de la vid, que son las delgadas y flexibles ramitas trepadoras que se aferran escalan diferentes soportes, ayudándolas a crecer hacia la luz y a sostenerse. Además, convertí la O en una uva. Las formas generadas me sirvieron para generar un pattern y diferentes recursos gráficos que compondrán el branding de la marca.

Logos GIF Vingo

Además, desarrollé una iconografía específica:

Y el diseño editorial para las fichas de cata:

Vingo es un proyecto de Cowine.